lunes, 9 de junio de 2014

Tras estos ojos ves un mundo distinto. Admiras otra parte de la realidad, la cara oculta, las sombras acechando en las esquinas y los monstruos en los portales, los esqueletos cantan en las tabernas y los hombres de fieros colmillos aullan bajo la luz de las farolas. Hay gentes de pieles blancas, adoradores del rojo y sus fluidos, del cielo y su eterna noche.
Tras estos ojos ves colores. Colores que no viste nunca, sin nombre. Rodean a las personas y dejan rastros a su paso. Todos son pequeños y grandes caracoles. Sabes cómo se sienten, qué piensan y a dónde van; y eso te vuelve loco. Terminas sin saber discernir entre lo real y lo falso.


"Me volví loco, con largos     
 períodos de espantosa cordura.”
 Edgar Allan Poe           

Entradas populares