jueves, 9 de mayo de 2013

Soneto (IV)

Acaso no ves lo que yo veo?
Me pongo en tus pies, y lloro, y digo,
que de contigo haberme ido,
ya tendría todo lo que deseo.

No habría sido tan difícil, perseguir lo que quiero,
pero no era poco, estar contigo,
pues cuanto al yo, querías a tu amigo
!Dímelo a mi, no habré tenido celos!

Pienso en ti, en mi, en ellos, en nosotros,
en todo lo que seríamos y en nuestro juego,
en todo, en mucho, en nada, en poco.

 Que en el fondo no sé de qué me quejo
pues no sé si es mejor estar solo,
que en la izquierda un cero, espero...

Entradas populares