viernes, 1 de noviembre de 2013

La sombra oscura

Pequeño amigo, andas solo por el camino de una sola dirección. Rodeado de oscuridad, a la derecha, a la izquierda; sigues hacia delante a pesar de todas esas voces enloquecedoras. Almas vagas de la ruta sin final. Se distingue algo, después de tanto tiempo...¿Qué ves? A lo lejos, un motel, una puerta que se abre. Sale una sombra, al poco se agazapa y expande. Sobre tu cabeza, una sombra. Una sombra perdida entre la oscuridad. No la distingues, pequeño amigo, pero sabes que está ahí, vigilándote. Deslizándose entre las oscuras penumbras de esa mente tuya.

Entradas populares