martes, 14 de mayo de 2013

Me sumerjo.
              Todo está negro, y estoy solo.
              Tengo frío.

Salgo a la superficie.
             Algo más de luz. Sigue oscuro. Sigo solo.
             Casi más frío.

Miro al cielo.
             Una Luna casi apagada, pero llena.
             Estrellas, todas débiles.

El universo se muere, el mundo se muere, y yo me muero.

El Sol ha empezado a apagarse y estoy solo.

No tengo a nadie.
No hay nadie.
No queda nadie.

Entradas populares