lunes, 22 de septiembre de 2014

Lágrimas de tiempo nacen en sus ojos y terminan en el mar. Son las lágrimas de sus sombras; de todas las que bailaron frente a ella, con movimientos lentos y esbeltos; de todas las que la acariciaron con sus delicadas garras.
Y cuánto le dolió.
Y cuánto disfrutó.

Entradas populares