miércoles, 19 de marzo de 2014

Salvador Dalí

Hoy, en la escuela, la profesora de historia ha estado comentando levemente la trayectoria de Salvador Dalí. Un genio en la pintura, pero un majara; decía. Ella en particular no está muy metida en el tema y con esa expresión se refería únicamente a la forma de sus cuadros, a ese surrealismo que tanto le puede caracterizar. Ciertamente no comprendo el por qué, por no pintar lo que todos, por no realizar obras que cupieran dentro de lo normal en la sociedad de aquel momento (y en la actual) deba ser un loco; únicamente se limitó a crear una realidad y a observarla más allá de lo que la mayor parte de nosotros lo podremos hacer, no quitando ello que también la pudiese ver como cualquier otra persona, de una manera más común.
En mi opinión, una obra que resalta claramente el hecho de que tuviese una visión más amplia de la realidad son:
El barco

Construcción blanda con judías hervidas
obras

Muestran como Dalí sobrepasaba la autenticidad física y visual de las cosas llevándolas a un nuevo nivel superior, mostrando una cierta distorsión que te transporta a un mundo de ensueño y fantasía; una fantasía real dentro de cada uno de nosotros.



Si nos adentramos en lo que concierne a las conjeturas propias, bien podría mencionar el siguiente cuadro:
 Crucifixión


Sobre este cabe comentar su relación con las dimensiones. El suelo cuadriculado representa las dos primeras dimensiones, alto por ancho, que, juntándose los cuadros, forman la tercera dimensión, una dimensión terrenal y física, palpable; la dimensión humana, como bien representa la mujer de pie sobre la superficie. La cruz de cristo está formada por cubos de tres dimensiones, ancho por largo por profundidad, que si se doblan haciendo un hipercubo, como si se fuese a hacer un dado, se lograría una cuarta dimensión, una que no es palpable ni visible a nuestros ojos, una que no existe en este plano físico, una a la que solo puede llegar algo superior, como, en este caso, el dios cristiano.
Si se recapacitan durante un tiempo se sacan significados a los cuadros más allá que la realidad aparentemente expuestas, como el hacía con el mundo en general. No solo son cuadros surrealistas, son cuadros que te hacen pensar.
También practicó la escultura, la escritura, la fotografía y el diseño ( actual logo de Chupa-Chups).
Fue un hombre demasiado adelantado a su época en el ámbito artístico, y aún hoy demasiado adelantado a la nuestra.

Cierto es también, que en lo respectivo a su persona, cabe destacar que no era muy querido por todo el mundo, sus ideales políticos y sus actuaciones en esta línea provocaron que George Orwell tuviese una cierta desafinidad con él, como expresa en las frases siguientes:
Uno debería ser capaz de conservar en la cabeza simultáneamente las ideas de que Dalí era al mismo tiempo un excelente dibujante y un irritante ser humano. La una no invalida, o efectivamente, no afecta a la otra.
Cuando la guerra europea se acerca, él sólo se preocupa de una cosa: encontrar un lugar donde se coma bien y de donde pueda escapar rápidamente en caso de que se acercase el peligro.

Entradas populares