sábado, 29 de marzo de 2014

Permanece el alma dormida
en su más profundo letargo,
tras tanto tiempo pasado
y tras tantas batallas perdidias.
Pobre de ella, que por la envidia
de otros a otros ha matado;
por haber crecido enamorado
observando el pasar de la vida.

Entradas populares