domingo, 2 de marzo de 2014

El humo

Efímero, el humo asciende al cielo.
¿Dónde irá el humo? ¿Quién acariciará con sus partículas grises? Se funde con el viento, poco a poco, hasta que son solo uno. Se mezcla con las nubes, y sube, y sube, y sube, hasta alcanzar las estrellas; hasta que desaparece entre corrientes frías y calientes. El humo ya no es humo ni es nada, a pasado a ser parte del entorno, se ha transformado en uno más, como otro cualquiera. La gran masa densa, mortífera y gris a terminado siendo algo intrascendente y sin color que le destaque, algo que nadie ve ni aprecia, algo que no huele, algo que, por el pasado aún por escribir, no existe.

Entradas populares