domingo, 4 de enero de 2015

Chico

Vuelves a las andadas, chico, vuelves a engancharte a esos vicios tuyos, vuelves a tatuarte en el alma aquellos recuerdos aparentemente enterrados. Vuelves a llorar, chico, vuelves a llorar lágrimas de soledad, lágrimas de lo que un día fue tuyo y ya no es, lágrimas de sangre de las cicatrices que dejaron tus heridas. No te hieras más, chico, no te hagas sangrar lo poco que ellos no lograron. Mantente en tus trece, mantente cuerdo, siéntate; túmbate; sueña. Sueña, pero no pesadillas; sueña, pero no la vida.

Entradas populares