miércoles, 14 de enero de 2015

Aun

Aun espero prisionero de mi propia cárcel, prisionero del tiempo que veo avanzando. Prisionero de ver el tiempo y estarlo perdiendo. Tiempo, dame tiempo, que aquí envejezco y perezco.
Tiempo tú intocable y pluscuamperfecto, asiéntate en sus ojos marrones. Tantos años de ojos marrones. Tantos años de ideas rotas que se agotan hora a hora.

Entradas populares