viernes, 19 de julio de 2013

El beso.

Una única ola,
en un mar rojo,
con pedruscos blancos,
y una ola solo.

Con una costa rosada,
terminante aclarándose,
hasta unas cavernas, seguidas de dos minúsculos lagos,
extendiéndose, ensanchándose.

Y esa única ola,
un día colisiona con otra,
produciéndose el gran oleaje esperado,
entrechocando las costas entre movimientos sísmicos.
Una ola tras otra.

Entradas populares