sábado, 22 de noviembre de 2014

Debería poder olvidarte

Debería poder olvidarte. Poder cerrar la puerta por la que cruzaste. Dejarlo pasar. Pero no puedo. Sigo esperando a que vuelvas.
Debería poder decirte adios, igual que tú dijiste adios. Bueno, realmente no dijiste nada. Solo, te fuiste. Un día ya no estabas. Una noche, desapareciste.
Fuimos tanto, que ahora me cuesta ser lo que somos, si somos algo. Dónde estarás ahora tú, por qué calles andarás, por qué camas soñarás, o por qué lejanos e inventados paisajes te perderás.
Yo sigo soñando contigo. Sigo pensándote. Sigo abrazado a la almohada por no poder abrazarte a ti. Sigo siendo el niño al que un día destrozaste. Sigo siendo el niño que un día fue feliz, y ahora, solo un lastre.


Entradas populares