sábado, 18 de octubre de 2014

Te fuiste


Te fuiste de mi vacío. Te fuiste de mi todo. Te fuiste
y no volviste.
Te fuiste, para no volver.
Y aun te espero esas tardes de verano, y de invierno,
y de otoño y sus hojas caídas.
Y aun te espero, frente a la ventana, frente a aquellos campos
donde corríamos noches enteras,
donde nos hacíamos los felices
o los tristes,
o, qué sé yo;
donde nos hacíamos nosotros.

Entradas populares