martes, 22 de julio de 2014

Luchamos...



Luchamos contra nuestras propias sombras, contra nosotros mismos. Luchamos contra nuestros miedos, contra nuestros temores, nuestras metas. Luchamos contra todo el yo, antes que contra el mundo. Luchamos, sin poder vencernos, porque seguimos luchando. Solo ganaremos cuando la batalla se dé por terminada, y mientras eso no ocurra, seguiremos luchando, y luchando, contra nuestras propias aficiones, nuestros gustos, luchando contra nuestros más ocultos secretos y contra nuestra forma de ser. Luchando contra un todo, por siempre, para siempre; perdiéndonos en el tiempo de la batalla, en la niebla que oculta nuestros verdaderos rostros ensangrentados. Escondiéndonos en la niebla infinita de nuestros propios pensamientos difusos.

Entradas populares