lunes, 17 de febrero de 2014

Tres de cinco

No hay cisnes en este cuento,
no hay flores, ni mariposas que endulcen el sueño,
solo vagos y oscuros recuerdos,
solo males que oscilan en lo eterno,
que por ser sean menos, y menos, y cero.


Corre, apresúrate a limpiar la herida
de tantas noches vacías
y tantos, tantos malos días,
que hicieron de esta sociedad extinta
una estepa oscura y fría.


Escucha los suaves sonidos
que escapan de la pluma en mito,
de todos aquellos manuscritos
que lloran, lloran por ser perdidos
sin ser buscados, sin ser vistos.

Entradas populares