viernes, 1 de noviembre de 2013

La flor.

Dicha flor, blanca y roja,
crece en el centro de mi fuego,
de la cueva, el negro interno,
nace alta y grandiosa.

La flor helada y penumbrosa
que perdió joven sentimiento
de ser corazón, su centro,
entre espesa bruma boscosa.

¡Grande, flor! ¡Sé árbol
que de semanas golpea y duele
entre podrida carnaza vieja!

Sé flor vencedora de malvados,
daga alta mientras duermen,
de sangre en el suelo, manchas secas.

Entradas populares