jueves, 7 de noviembre de 2013

El extraño hombre mira-velas

Fugaces son las estrellas de las luces, velas brillando en cielo alto y ruge: ¡Sé tú mi fiel compañía! dice; pobre humano mira-velas eternamente encadenado a ellas. ¡Rompedlas! ¡Hacedme libre os digo! Desdichado enloqueció; grita, inmune a todas ellas. Voces en mi cabeza, ¡callaos! ¡Dejadme huir! ¡Huid de mí, externas nubes negras!

No tiene voz, no habla, ya quedó sordo el solo mudo loco en una habitación oscura y sin final; sin paredes, sin suelo, sin uno mismo exento de tanto negro. Él es esto, somos esto.

Entradas populares