lunes, 9 de septiembre de 2013

La pared

¡Ay! Que agraciada y desgraciada
que permaneces oyente y vidente
sin conocer menos que todo, ni más que nada.
Tú, ser omnipresente
en todas aquellas abundantes salas,
mas si no habla, no miente.

Entradas populares