martes, 27 de agosto de 2013

Ver el horizonte, a lo lejos,
dividiendo tierra y cielo,
sentirte en este mundo lo menos,
al ver como tu tiempo se acerca a cero,
y, en cambio, el horizonte es eterno,
fraterno, si eso,
acompañándome desde el principio,
a todos sitios,
y ando, y ando, y ando, y miro,
ahí está, a lo lejos, mi sino.
Aquí me encuentro, grito,
grito para todos, todos los chicos
que no hayan visto el horizonte,
que se encuentren obstaculizados,
todos esos pobres descuartizados
de mente cerrada y de lado,
buenos hombres que son salvados,
y se dejan salvar solo mirando
a ese lejano, lejano horizonte.

Entradas populares