martes, 27 de agosto de 2013

Un oleaje interno, una tormenta, una erupción.
Un huracán de aspavientos,
Un chiquillo que acude a la escena con gran emoción,
y acaba magullado, roto y violento.

Entradas populares