lunes, 26 de agosto de 2013

Son los acordes en una guitarra de una cuerda.
Aquellos viejos paisajes monocromáticos.
Tal y como un triste gusano de seda.
Unas vistas ocultas desde el ático.
Es el derroche                                                Sobre una hoja                            
de sentimientos                                                antes blanca                                
sin miramientos                                                que mata                                     
 en un porche.                                                alguna hora                                 
Es el objeto que no llega a ser bello.
La acción implacable que queda a medias.
Una serie humorística entre tonalidades serias.
Es el placer inacabado al que ya no llego.

Entradas populares