miércoles, 26 de junio de 2013

Una mirada basta para coger odio a alguien. Una mirada para enamorar. Una mirada para dejarte pensativo, de por vida. Una mirada para ponerte al desnudo. Una mirada para despedirse. Una mirada para morir. Una mirada con ojos, verdes, que te dicen "Hola".

Entradas populares