viernes, 1 de febrero de 2013

Mátame

Sí, mátame, poco a poco, así,
dice, siente, piensa, hurga,
que sin mas preámbulos las hace suyas,
mátame, ya, no sigas.

De vez en cuando, salta, al vacío, allí, delante tuya, enfrente, cerca, de golpe, caes, caes, caes, lloras, gimes, sollozas, ¿Y qué? No importa, no puedes hacer nada, caes, caes, caes, en el vacío, un vacío que acabada de aparecer, y en un momento te precipitaste, saltaste, y ahora, aquí, caes, caes, caes.
Todo es negro,pero tú solo caes, lloras, gimes, pero recuerda, no sirve de nada, porque solo puedes caer, solo caes, recuérdalo.
Tocaste fondo, el suelo, ¿Por fin? ¿llegaste? No, vuelves a caer, y caes, caes, caes.
No puedes hacer nada por evitarlo, y aun así, caes, cada vez más, más, más hondo, más abajo.
¿Intentas salir? No, no sirve de nada, recuérdalo, solo caes, caes, caes.
Todo es negro, sigues cayendo, más negro, no cambia, pero sigues cayendo.
¿Cuándo acabará? Empiezas a pensar, esa pregunta, una y otra vez, piensa, piensa, mientras caes. Cada vez es más difícil, salir, sabiendo que, desde un principio, ya no podías, salir, entonces, ¿sigues cayendo de verdad? o solo entras? sales? qué haces? no lo sabes? Sí, en efecto, caes, pero no más abajo, no más hondo, no más lejos, siempre, en el sitio, caes.

   

Entradas populares